Alicante

Yo estaba saliendo con un chico que era mayor que yo. Yo tenía 15 años, el cerca de los 20 años. Teníamos una relación a distancia y yo había planeado estudiar allí la carrera, dejarlo todo incluso sin el apoyo de mi familia. Era una relación cerrada en la cual él me dijo que no quería que yo estuviera con más chicos. Así lo hice, me pareció bien. No obstante, el estuvo con cientos de chicas más sin que yo me enterara. Nos veíamos todos los veranos durante tres años. El primer verano, el quería que yo perdiera «la virginidad» con él. Decía que esa era la mejor muestra de que le quería. Que si no lo hacía era porque no le amaba. Las veces que quedábamos yo quería ir a dar un paseo o a la playa, pero él solo quería quedar en su casa o en espacios privados. Así que un día, decidí quedar con él en un descampado porque el me dijo que o lo hacíamos ya o esa relación no tendría futuro.

Llegados a este punto, muchos os preguntareis porque no lo dejé. No lo dejé porque yo pensaba que el amor era sufrir por alguien y dejarlo todo por esa persona. Yo pensé que estaba muy enamorada y que él era demasiado para mí por lo que tendría que complacerle.

Esa mañana, en el descampado, al lado del mar, el había llevado condones y una manta. El lo quería hacer sin preservativo pero yo no quería. Así que los llevó. Cuando estuvimos allí, él me decía que no pasaba nada si no lo hacíamos pero que la relación se iría a la mierda.
Así que yo ni si quiera me desnudé porque él me había dicho que no era tan guapa como para él.

Me quede rígida, tumbada, sin decir nada. Así que, él empezó a besarme. A quitarme los pantalones. Yo le dije que no quería, que parara, y él no me hizo caso. Cuando estuve allí, me metió los dedos, sin esperar medio segundo para que le dijera que no quería. Os juro que en ese momento no sentí nada, solo sentí vacío, me sentí mal. Cuando se cansó, me dijo que «se la chupara». Yo me negué. Y me dijo que era mi problema y que no estaríamos juntos nunca más.

Meses después me mandó audios diciéndome que me había enamorado de él, que era una tía patética, que no se lo contará a nadie, que no me merecía a nadie porque no soy lo suficientemente guapa.

Años después, tengo ahora 21 años, no puedo ponerme tampones por ejemplo o no puedo tener relaciones preliminares que se basen en el uso de los dedos. Me entran ganas de llorar y bloqueos emocionales.

Publicado el 19/05/2018