Borracha

Aún no hace una semana, estoy tan avergonzada y triste. Fui a bailar con unas amigas, yo estaba triste por algunos temas personales, así que tomé una mala decisión: beber mucho alcohol. Terminé llorando a mitad de la noche.
Él, intentó hacerme reír y cambiar mi estado de ánimo. Era simpático, y amigo de una de mis mejores amigas, así que pensé que era confiable, aunque el alcohol no me dejaba pensar con claridad.
Quise salir a la calle, para no estar rodeada de tantas personas.
Se aprovechó de eso. Me llevó a un estacionamiento y comenzó a tocarme y desvestirme. Yo no entendía nada, apenas me daba cuenta de lo que estaba pasando. Me violó la vagina, pero no me di realmente cuenta de lo que pasaba hasta que me golpeó contra una pared e intentó ponerme en cuatro, me caí y me lastimé el brazo. Me levantó del suelo, y lo hizo de nuevo pero por mi ano. Comencé a llorar, y a gritarle, ya no aguantaba el dolor, intenté sacármelo, pero no pude, él me sostenía por los hombros… hasta hace unos días tenía los hematomas ahí.
Me dijo que no hiciera ruido, que el dolor ya iba a pasar, que si quería más.
También usó mi boca, pero luego volvió a mi ano.
Cuando terminó, se sintió arrepentido porque me pidió perdón, él no sabía que yo nunca lo había hecho con nadie.
Me hizo sexo oral, pero yo no quería, lo empujé y me fui.

No lo denuncié, y no lo voy a hacer. Nadie me cree, mis amigas lo saben porque fueron las que me encontraron caminando por ahí, aunque nunca les conté los detalles. Y yo estaba en shock. Pero me lo preguntaron tantas veces… piensan que lo inventé, que en realidad yo quise todas esas cosas, pero que me inventé la historia porque me avergüenzo.

Y sí, me avergüenzo, es mi culpa lo que pasó, no tendría que haber bebido tanto, ni haber aceptado salir con él afuera de ese lugar, actué como una inocente chiquilla, no como una mujer de 23.
Él chico que me gusta, ya no me habla, no le tendría que haber dicho nada.

Publicado el 5/09/2014