El precio de la educación

El precio de la educación.
Mi nombre es XXX, soy de Paraguay por situaciones económicas mis tíos ofrecieron a mis papás para que yo viva en Buenos Aires con ellos, tenía 13 años cuando viajé, era en marzo de 2008. Después de un mes mi tía tuvo que viajar a Paraguay por fallecimiento de una tía, 10 días me quedé con mi tío, fueron los peores días de mi vida, ahí empezó todo lo más triste, al no sentir afecto de parte de mis papás, es como que mi tío se aprovechó de mí y me abrazaba y me acariciaba y me decía que me quería mucho, mucho, que yo era lo mejor que le pasó en la vida, y bla, bla, bla, me avergüenza mucho escribir todo, me siento sucia y muchas veces lloro para desahogarme.

Era de madrugada y estábamos solos en casa. me acuerdo que se subió arriba mío y me sacaba la ropa, forcejeé tanto y le pedía por favor que no lo haga, el me dijo que era hora de que sea una mujer, y me desnudó totalmente, me dijo que haga silencio que no nos escuche nadie. Esa noche me violó, me dolía tanto mi parte íntima que le pedí por favor que salga de encima mío que me dolía mucho, cuando sale de encima mío me dice que me valla a higienizarme y me dice: te sangro, y como no me sangro se había enojado y me dijo que no era virgen, yo no sabía por qué tenia que sangrarme, me dijo que si no me sangraba no era virgen, yo si era virgen pero no me sangro nunca, pero me dolió mucho demasiado que al otro día me costaba caminar, es m´s ni me había levantado de la cama. Él me dijo que no le diga nada a nadie por que si no me echaba de su casa y como no tenía donde ir aguanté muchos años que me viole todos los días todo el tiempo, odiaba que me obligue a tener sexo con él, odiaba que me pegue, odiaba que me toque, odiaba compartir mi maldita vida a lado de él sin poder decir nada, haciendo de cuenta que era la sobrina que amaba como una hija, sintiéndome la mujer más sucia del mundo, sentía mucho asco cuando me susurraba al oido y me decía que me iba a hacer feliz, sentía mucho asco, estaba cansada de que me pegue, me viole, de que me trate como una mucama de la casa, estaba agotada de todos sus maltratos verbales. Pasaron los años, me violó desde que tenía 13 años hasta los 21, me robó mi inocencia, mi vida, pasé una adolescencia oscura, pasaron los años… y conocí a una persona, él me sacó de ese infierno, él sabe toda mi verdad y así me aceptó y me convirtió en su esposa. Me ama mucho, me cuida mucho, me dice que soy fuerte, que soy su princesa y que pronto todo sanará, hay días que lloro… sin motivos solo por acordarme que aun me siento sucia. Muchas veces pensé en denunciarlo, pero no lo hacía por miedo, sé que pronto voy a empezar con la causa y va a terminar donde corresponde. A mí nadie me va a devolver mi inocencia pero solo quiero hacer justicia, nunca dejen que otras familia cuide de sus hijos, yo pague con mi piel el precio de mi educación. Muchas veces atenté contra mi vida, pero hoy las fuerzas que tengo gracias a mi esposo, si no fuese por él yo no estaría contándoles la pesadilla que vivi años… tanto tengo para contar… pero es un breve resumen de mi vida.
Es triste que te roben de esa manera la sonrisa, duele tan solo pensar las cosas que vivi años y lo inocente que era para dejarme que todo eso me pase, es triste muy triste que alguien así tan malo te arrebate la inocencia!
Bueno ese es el precio de mi educación, toda mi vida voy a decir que lo pagué con mi piel aunque cueste reconocer. Fue así, nadie nunca me va a devolver mi inocencia pero sola con mi esposo estamos construyendo nuestras vidas aunque cueste, soy muy feliz porque todos los días nos mostramos todo lo que nos amamos, voy a reconocer que tengo mis días grises, pero él se encarga de hacerme sonreir, me cuesta mucho por que por más que quiera olvidarme no puedo, es mas fuerte que yo, todos los malos recuerdos que tengo, esas noches que me despertaba por las madrugadas y había días que no soportaba y me levantaba muy enojada, y lamentablente tenia que cumplir con él, con ese hombre que se encargó de amargarme la vida, robarme la inocencia y hacer que mi adolescencia sea oscura. Y viva en un mundo gris.
Nunca en mi vida voy a dejar que mis hijos sean criado por otras personas, prefiero que tengan hambre conmigo antes de que alguien apague su sonrisa como hicieron con la mía.
Mi vida es un libro con un montón de cosas que dice estoy bien y atrás de ese estoy bien están todos los problemas, que pronto de apoco juntos de la mano de mi esposo… vamos afrontando juntos somos muy felices, él pinta todos mis días de un colorcito muy especial, me gusta mucho que me peine y que me mime y me encanta tomar mates con él por la tardecita en nuestro balconcito, escuchando música. Hoy volví a sonreír.
Gracias.

Publicado el 19/05/2018