Era mi novio

Era mi amor platónico de la primaria, lo volví a encontrar cuando yo tenía 14 años y él 16.
Aunque ya había tenido ciertos acercamientos sexuales antes nunca había ido más allá de un «Faje». Como ahora él era el que estaba super enamorado de mí, yo estaba fascinada, empezamos a ser novios.
Desde el principio sus caricias eran más intensas a lo que había vivido, pero me gustaba.
después de meses nos quedamos solos en casa, comenzamos a tocarnos y nos calentamos pero yo no quería que me penetrara. Me cargó para llevarme a la cama y yo me jalé de todo lo que pude, le dije que no, que iba a llegar mi mamá pero no le importó. Él solo quería mi «virginidad» y «terminar».
Yo estaba muerta de miedo, él me empezó a bajar el pantalón de la escuela y yo luchaba por que no lo bajara. Su fuerza era mayor a la mía y «ya lo había calentado». Me logró dejar sin ropa interior y empezó a intentar meterlo, apretaba todos mis músculos para que no entrara, me hacía para atrás, le decía que no, le miraba para que parara. No grité porque «era mi novio». No grité porque «no quise hacer escándalo», si los vecinos se enteraban mis papás se enterarían de lo que hacía con mi novio. La metió y sangre muchísimo, no quería seguir y él solo me decía que lo dejara terminar. Y… lo dejé terminar. Quería que terminara y se fuera para irme a llorar.
Yo no quería :'(
Siempre había escuchado que «si te quiere te va a esperar». Él no me quería pero no lo vi. Di por hecho que era parte de «ser novios». En ese tiempo no supe reconocer que era una violación, no le dije a nadie, lavé todo y me seguí de novia con él. Nuestra relación se volvió enfermiza, tuvimos sexo donde ya dije que sí pero no sentía deseo ni ganas de hacerlo.
Quedé embarazada unos meses después. Tuve a mi hija antes de cumplir 15 años. Y poco después terminé con él, supe que no lo amaba y que no quería que mi hija lo tuviera a él de padre. También quería cuidarla de que él le pudiera hacer daño.
Después de 9 años yo sané todo en mí y aunque a antes les conté que me había violado nunca me creyeron. Hasta que conocí a alguien que me creyó y pude sanar todo. Le pude decir a él que me había violado la primera vez y que lo perdonaba. Tuve relaciones con él otra vez pero tiempo después lo dejé. Hoy sé lo que pasó, nunca lo denuncié porque no sabía que eso se podía, porque vi que nadie me creía, y menos porque después tuve a mi hija y era muy joven y no dije nada.

Publicado el 10/01/2019