La guerra mata también a los vivos

Fue en el 72, yo tenía 12 años. Vivía en el extranjero pero mis padres me mandaron a España interna en las monjas e iba el finde a Barcelona con mis abuelos. Un día mi mejor amiga me invitó a su casa, en Sabadell. Ella era más mayor y muy desarrollada y tenía novio. Fuimos a un bar, me presentó a sus amigos y allí me dejó mientras ella se fue con su novio un rato. Después 3 amigos suyos me dijeron que me llevarían con mi amiga y nos fuimos en coche. Me llevaron a un descampado y allí 2 de ellos me forzaron y violaron mientras uno se quedó en el coche. Me llevaron de vuelta al bar con amenazas y no conté nada a nadie. Lo que quería era que me dejaran llorar en un rincón para siempre pero lo disimulé delante de mi amiga y de todos y seguí adelante con mi vida mal que tal, pues no me atrevía a contárselo a nadie. Me sentía sucia, mala, asquerosa, indigna, diferente de los demás, triste, miedosa… Se lo conté pasado varios años a mi madre; no se lo quiso creer y me dijo que estaba loca…!
Me acuerdo de todo como si fuera hoy! Es como tener un cuchillo plantado en ti, roto. No se ve por fuera pero la hoja sigue allí, algo está muerto… También sé que he traumatizado a mi hija: por hablar de ello, sin tabú; la he asustado mucho me ha dicho! Lo siento tanto! Solo quería que lo supiera, que puede pasar, que tiene que cuidarse de las relaciones…
Hace poco hablé con mi madre y lloramos juntas, me ha comprendido por fin: 40 años después.
Nunca busqué a mis agresores porque me sabía sola ante mi destino. Tampoco he acudido a nadie porque he pensado saber apañármelas sola. Decidí que podía quedarme en posición fetal en un rincón de un manicomio o vivir y elegí. A fin de cuentas no me habían ni rajao, ni dejado embarazada, ni eran viejos monstruosos… Calculo que tendrían unos 18 años, porque llevaban coche.
Nunca me he maquillado y me custa ponerme atractiva, pienso que es mi manera inconsciente de no provocar…
Tengo pánico a la violencia, a que me griten cerca. He hecho alguna terapia y ahora no estoy mal… A mis 52 años: Alleloulla.

Gracias por vuestra labor

Publicado el 2/04/2012