Para evadirme de la violación imaginaba figuras en el estucado de la pared

Tenía 15 años. Hoy tengo 22. Mi agresor fue mi primer novio, tenía un año más que yo. Habíamos perdido la virginidad juntos pero yo no estaba preparada para seguir teniendo relaciones sexuales, necesitaba más tiempo, era muy joven y no entendía mi sexualidad: no podía disfrutarla. Él no quería entenderlo. Me violó durante muchos meses, casi un año, porque no denuncié. Cuando conseguí dejarle me amenazó durante largo tiempo. Nunca volví a confiar en un hombre hasta que conocí a mi actual pareja: la única persona que sabe que me ocurrió. Aunque él siempre me trata con cariño y respeto a veces aún tengo «flashbacks», pesadillas, no tengo ánimo para tener relaciones sexuales, me bloqueo en pleno acto…
DENUNCIAD, confiad en quienes os quieren, amigos o familiares, ellos os darán la fuerza que no tengáis. A mi me la abrían dado si no hubiera sido tan estúpida de no pedirla.

Publicado el 10/10/2012