Tenía 17 años

Tenía 17 años, no conocía mi sexualidad, nunca había permitido que me tocara más allá de la espalda y la cintura, nadie me había besado el cuello, nadie había tocado mis piernas. Aquella noche fui a una fiesta con varios amigos, estaba con una chica que conocía de la preparatoria y dos chicos se nos acercaron, al parecer ella los conocía, yo ya había tomado bastante, entonces cuando ellos nos invitaron a dar un paseo en el coche (cosa que es sumamente común en un pueblo pequeño como el mío) me pareció buena idea. Subimos al coche y ellos nos dieron una cerveza que ya estaba abierta, conforme paseábamos me iba sintiendo más y más borracha, hasta que les dijimos que queríamos volver a la fiesta, entonces mi violador dijo que quería ir al baño y que él vivía cerca, que iríamos a su casa y después a la fiesta. Todos bajamos, yo pasé al baño y me senté en la sala a esperar a los demás, entonces él se sentó a mi lado y me preguntó «¿tienes novio?», cuándo le respondí que no, él se lanzó sobre mi y comenzó a besarme, yo lo permití, correspondí su beso, pero cuándo empezó a tocarme traté de detenerlo, ya no había mucha fuerza en mi cuerpo para luchar, entonces perdí la conciencia sobre mi, solo recuerdo que él me cargó y me subió por las escaleras hasta una habitación, me tiró sobre la cama y se subió sobre mí, comenzó a quitarme la ropa mientras yo le decía que yo nunca había hecho nada de eso, que no quería, él comenzó a introducir sus dedos en mi cuerpo y yo le decía que dolía, no podía moverme, él se levantó y salió de la habitación, yo me vestí como pude y cuándo él regresó me dijo «¿por qué te vestiste?» mientras me volvía a quitar todo violentamente, entonces me violó, recuerdo haber gritado, pero creo que no salió nada de mi boca, recuerdo que le dije que dolía, no sé cuanto tiempo pasó, pero cuándo acabó me dejó en la habitación, me vestí y él regresó para ayudarme a bajar las escaleras, subimos al coche y nos dejó en la fiesta. El 23 de diciembre del 2011 lo perdí todo, porque él decidió que yo quería hacerlo, porque él dijo que me gustaría, porque él no se detuvo cuando le dije que dolía, porque yo lo besé, porque no tenía la fuerza para quitarlo de encima de mi, porque él me quitó la ropa y vestirme con mis pocas fuerzas no significó un NO, porque yo no importaba, porque él disfrutó y yo sufrí, porque grité y creyeron que era placer mientras yo moría, mientras mi mente se retorcía y mi cuerpo no se movía, y él disfrutó, creo que terminó sobre un cuerpo inmóvil que no entendía lo que acababa de «hacer», sonaba Someone like you en el coche mientras él tocaba mi pierna.
Denuncié a mi agresor, pero el proceso legal resultó más traumante que la violación misma, el gobierno de mi país no está preparado para tratar a víctimas de violación, es cruel y degradante; perdí el apoyo de mi familia, acudí a terapia psicológica tampoco funcionó, traté de suicidarme y me hice daño constantemente. Han pasado poco más de 5 años desde el día de mi violación, aún no he sanado pero tengo por seguro que lo lograré. Todas lo haremos.

Publicado el 19/05/2018